Nuestra declaración de misión

Para hacer discípulos parecidos a Cristo a través de los siguientes objetivos:


• Honre a Dios amándolo con todo nuestro corazón, alma, mente y fuerza.

• Evangelice por Dios al compartir Su Palabra.

• Asimilar a la familia de Dios en nuestra comunidad.

• Refleja a Dios por la transformación del Espíritu.

• Agradecimiento a Dios amando a los demás.

Lo que Creemos


Estas son las creencias que los nazarenos afirman como verdad: 

Creemos en un solo Dios — Padre, Hijo y Espíritu Santo.

Creemos que las Escrituras del Antiguo y Nuevo Testamento, dadas por inspiración plenaria, contienen toda la verdad necesaria para la fe y la vida cristiana.

Creemos que el ser humano nace con una naturaleza caída y, por lo tanto, está inclinado al mal continuamente.

Creemos que los que permanecen impenitentes hasta el fin están perdidos eternamente y sin esperanza.  

Creemos que la expiación por medio de Jesucristo es para toda la raza humana; y que todo aquel que se arrepiente y cree en el Señor Jesucristo es justificado, regenerado y salvado del dominio del pecado.

Creemos que los creyentes han de ser enteramente santificados, subsecuente a la regeneración, por medio de la fe en el Señor Jesucristo.

Creemos que el Espíritu Santo da testimonio del nuevo nacimiento y también de la entera santificación de los creyentes.

Creemos que nuestro Señor regresará, que los muertos resucitarán y que se llevará a cabo el juicio final.

Valores Esenciales


Somos un Pueblo Cristiano

Como miembros de la Iglesia Universal, nos unimos a todos los creyentes en proclamar el señorío de Jesucristo, y en afirmar los credos trinitarios históricos y las creencias de la fe cristiana. Valoramos nuestra herencia wesleyana de santidad y creemos que es una forma de entender la fe que es fiel a las Escrituras, la razón, la tradición y la experiencia. más

Somos un Pueblo Santo

Dios, quien es santo, nos llama a una vida de santidad. Creemos que el Espíritu Santo busca realizar en nosotros una segunda obra de gracia, conocida por varios términos incluyendo “entera santificación” y “bautismo en el Espíritu Santo” – limpiándonos de todo pecado; renovándonos a la imagen de Dios; dándonos el poder para amar a Dios con todo nuestro corazón, alma, mente y fuerza, y a nuestro prójimo como a nosotros mismos; y produciendo en nosotros el carácter de Cristo. La santidad en la vida de los creyentes se entiende más claramente como semejanza a Cristo. más

Somos un Pueblo Misional

Somos un “pueblo enviado” que responde al llamado de Cristo y es capacitado por el Espíritu Santo para ir al mundo, a testificar del señorío de Cristo y participar con Dios en la edificación de la iglesia y la extensión de su reino (Mateo 28:19-20; 2 Corintios 6:1). Nuestra misión (a) comienza con la adoración, (b) ministra al mundo por medio del evangelismo y la adoración, (c) anima a los creyentes a alcanzar la madurez cristiana por medio del discipulado, y (d) prepara a mujeres y hombres para el servicio cristiano mediante la educación cristiana superior. más